jueves, 21 de julio de 2016

AGUA TERMAL, NO SOLO TE REFRESCA

Su efecto inmediato en la piel es muy refrescante, pero también es un tratamiento completo.

Se trata de agua que se han filtrado en el suelo y durante años han viajado entre las rocas del subsuelo nutriéndose de minerales y oligoelementos que son muy beneficiosos para la piel. No es tan fácil conseguirla. El agua se filtra por las rocas hasta llegar a 4000 metros de profundidad y alcanzar temperaturas de hasta 140º. Por la presión, tarda siete días en subir a la superficie y allí las diferentes empresas que las comercializan la envasan.

Sirven para todo: calma, regenera, refresca, estimula la regeneración dérmica y evita la oxidación celular. Se puede usar a todas horas; para hidratar, refrescarte en el gimnasio, calmar la piel tras depilarla, en la oficina para que la piel no se deshidrate por el aire acondicionado...

Contiene silicio, que estimula la renovación epidérmica, hierro para oxigenar las células, manganeso para evitar el envejecimiento y calcio para reforzar las defensas naturales.

Aplicársela es muy fácil: pulveriza y deja actuar unos segundos, secando la piel presionándola delicadamente con pequeños toques con un pañuelo de papel.

Puedes utilizarla mañana y noche para lograr una limpieza perfecta. También funciona bien para fijar el maquillaje.




No hay comentarios:

Publicar un comentario