martes, 3 de noviembre de 2015

UÑAS

El nail art es un concepto muy de moda. Las uñas se han vuelto un complemento más, nos las pintamos de cualquier color y con multiples diseños, se muestran fotos de las manicuras, se abren locales específicamente para su cuidado... pero, os habéis parado a pensar qué son las uñas, de qué están compuestas?? Pues eso es lo que voy a hacer a continuación, intentar explicar qué son, su anatomía, composición y cuidados básicos.

La uña es un anexo cutáneo glandular y córneo. En conjunto, son láminas conversas, duras, traslúcidas y flexibles que recubren la parte dorsal  de las falanges distales de los dedos de las manos y de los pies. Se originan a partir de células epidérmicas y sufren un proceso de queratinización que les aporta su dureza característica.

Su función es la de proteger los dedos y ayudar en la manipulación. Son las primeras estructuras cutáneas que reflejan algunas alteraciones relacionadas con estados de salud.

La uña está compuesta principalmente por queratina dura, muy rica en azufre. Además de la queratina también presenta otras sustancias: agua (un 15% aproximadamente), lípidos (entre un 0,5 -0,7%, encargados de mantener la elasticidad de la uña; cuando hay carencia, las uñas están sin brillo, débiles y quebradizas) y minerales (fósforo, silicio, plomo, calcio y magnesio, que contribuyen a la resistencia de las uñas).

En su estructura se pueden distinguir dos partes, la raíz (la porción de la uña recién formada por la matriz ungueal que está situada debajo del repliegue proximal) y el cuerpo o lámina ungueal (la parte visible).

Su crecimiento es uniforme y continuo en todo su cuerpo desde la matriz, donde sus células están en contínua división. El crecimiento medio diario es de 0,1mm y se completa a los cuatro meses, esta velocidad de crecimiento depende del ciclo circadiano (por la noche es mayor), la edad (es mayor en personas jóvenes), la nutrición, la temperatura (en verano su es mayor porque el calor aumenta la división celular), el riego sanguíneo (con problemas circulatorios, se ve reducido) y el calzado, en la caso de los pies (cuanto más ajustado, mas lento).

Las uñas necesitan unos cuidados diferentes según sean de las manos o de los pies en cuanto a su corte, e iguales en cuanto a la limpieza y aseo, puesto que a través de ellas se transmiten muchos microorganismos. Estas deben estar perfectamente nutridas e hidratadas para mantener su flexibilidad, evitar roturas... Para evitar alteraciones en la consistencia de las uñas de las manos se recomienda no mantener mucho tiempo las manos sumergidas en agua, secar las manos muy bien, cortarlas correctamente, usar guantes al utilizar sustancias irritantes y cremas protectoras e hidratantes a diario. Para evitar alteraciones en su consistencia, se recomienda para las uñas de los pies realizar un corte recto, utilizar calzado cómodo y usar frecuentemente cremas hidratantes y nutritivas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario